Verde también en el mercado más importante del mundo en su apertura a pesar de los decepcionantes datos macroeconómicos de la jornada. Las peticiones de subsidio al desempleo han resultado ser mayores de las esperadas, aunque el aliento de Google que hoy presenta sus cuentas parece animar a los inversores. El Nasdaq destaca en su ascenso y trata de consolidar los 3.000 puntos, mientras la onza de oro pierde posiciones en su apuesta como activo refugio. 
 
Por contraposición a Europa, Estados Unidos sí da datos relevantes. El paro sigue marcando la actualidad debido a su repercusión sobre el sector consumo y no gustan los últimos datos: sube en 13.000 el número de solicitudes al desempleo durante la semana pasada, hasta alcanzar las 380.000 personas, según el Departamento de Empleo estadounidense.

Negativo también ha sido el dato relativo a los precios de producción con una subida inferior a la espera por el consenso de analistas de Bloomberg y la nota de luz viene de la mano de la cifra de déficit comercial que cayó en febrero hasta los 46.000 millones de dólares.

Estas referencias compartirán protagonismo con la emisión del Tesoro de 13.000 millones de dólares en bonos a treinta años. Al tiempo que varios ejecutivos de la FED darán su visión sobre la economía estadounidense a lo largo del día, incluyendo a presidentes regionales como el de Nueva York, William Dudley, Charles Plosser de Philadelphia o Narayana Kocherlakota de Mineápolis. Los mercados están preparados para conocer alguna pista más sobre si habrá o no el tercer paquete de estímulo cuantitativo.

Con todo ello, ganancias superiores al 0,30% en los tres principales índices estadounidenses donde el Dow Jones aguanta con mucho los 12.750 puntos, claves según Roberto Moro, analista de Apta Negocios, para presagiar una vuelta a la baja y se coloca en 12.840. Mientras, el S&P 500 escala hasta los 1.370 enteros y el tecnológico Nasdaq, de enhorabuena y expectante para ver las cuentas del gigante Google, sube hasta los 3.027 puntos.

En terreno empresarial, tras la sorpresa que supuso para los inversores Alcoa, encargada de dar el pistoletazo de salida, Google es hoy la estrella al presentar sus cuentas a cierre del mercado. Las perspectivas apuntan a que el buscador de internet podría cerrar el trimestre con un beneficio por acción de 9,636 dólares. Una cifra que eleva las ganancias previstas hasta los 2.485,7 millones de dólares (en euros, unos 1.900 millones), según el consenso de Bloomberg. Junto a Google comparten protagonismo compañías como Fastenal y Rite Aid.

Recortes, por el contrario, en el oro que sigue cediendo posiciones al compás de Europa hasta los 1.653 dólares y el crudo oil Texas que retorna a los 102 dólares el barril.