Según el analista de fool.com los accionistas de Microsoft podrían estar de enhorabuena. El valor de sus acciones podría duplicarse si se cumplen una serie de indicaciones.

Esta revalorización no se debe a que la compañía de Bill Gates vaya a sacar nuevos productos al mercado, ni tampoco al hundimiento de Apple, ni está relacionado con el crecimiento de la empresa. Es un simple truco sobre la asignación de capital.

Housel afirma que uno de los dilemas a los que se enfrentan los accionistas de Microsoft es el hecho de que sea rentable pero el mercado parece no darse cuenta. El beneficio por acción se ha incrementado en un 14% anual durante los últimos cinco años y se espera que aumente su crecimiento hasta el 12% durante el próximo lustro. A pesar de que la competencia ha desacelerado su crecimiento, lo sigue haciendo.

El valor de las acciones está muy por debajo del real. El analista de fool.com explica cómo Microsoft puede hacer que el mercado reconozca el valor real.

La compañía de Gates generó 23 billones de dólares en cash flow libre el año pasado. En la actualidad, el 20% de este dinero lo destina a dividendos y la mayoría del resto se usa para recomprar acciones. Si no se produjera esta recompra de acciones y utilizara todo su cash flow en dividendos, la rentabilidad por acción sería casi del 12%.

Esto haría despertar al mercado. Los inversores no permitirían que Microsoft diera una rentabilidad a un 11%. La puja por las acciones sería encarnizada hasta que la compañía tuviera que caer a niveles más razonables. Puede que el mercado no esté dispuesto a pagar por los beneficios de Microsoft -considera M. Housel- pero sí lo hará por sus dividendos. Las acciones subirían.

Eso sí, dice Morgan Housel, pagar un 100% del cash flow en dividendos no sería razonable. Los beneficios fluctúan y las compañías necesitan liquidez para otras inversiones. Pero, a un 70%, la rentabilidad por dividendo sería todavía de un 8%. Esto tampoco sería ignorado por los mercados. Los inversores invertirían hasta llegar a niveles de rentabilidad competitivos en relación con otras empresas -en torno a un 4%- explica Housel.

El analista no espera que Microsoft use el 70% de su cash flow en dividendos, tan solo es un ejemplo. Sin embargo, es un caso claro de su gran valor potencial. Concluye diciendo que se necesita paciencia, a veces años incluso, pero los mercados se darán cuenta del potencial de empresas con un precio erróneo. La rectificación con Microsoft no se hará esperar.

Microsoft baja mínimamente (un 0,04%) hasta los 24,78 dólares por acción a las 20:43