Los inversores españoles tienen a su disposición una gran variedad de productos para invertir a la baja y beneficiarse de las caídas de los precios de las acciones e índices, como por ejemplo los Warrants Put, los Turbos Put o los ETFs inversos.

Los Warrants son productos cotizados en Bolsa que otorgan el derecho teórico, a comprar (Warrants CALL) o a vender (Warrants PUT) el activo de referencia (Subyacente) a un precio fijo (Strike o precio de ejercicio) y hasta una determinada fecha (Vencimiento).

El principal atractivo de los Warrants es que, a partir de una inversión reducida, es posible apalancar una inversión tanto al alza (CALL) como a la baja (PUT), consiguiendo un resultado multiplicativo, con un potencial de beneficio ilimitado y una pérdida limitada.

Los Turbos son productos cotizados en Bolsa que ofrecen un apalancamiento extremo, superior al de los Warrants, con un mayor riesgo puesto que tienen un nivel de barrera, que coincide con el strike, que si el activo subyacente toca, provoca el vencimiento anticipado sin valor del Turbo.Los Warrants y Turbos amplifican la evolución del activo subyacente, por ejemplo el Ibex 35, en su precio. Como se trata de productos cotizados en Bolsa, se contratan a través de un intermediario financiero, con una cuenta de valores, igual que las acciones. Y al cotizar en Bolsa, su precio es transparente porque es conocido en todo momento y está supervisado por Sociedad de Bolsas.




Société Générale, emisor nº 1 de Warrants por volumen contratado desde 1.999 tiene una amplia oferta de Warrants y Turbos que dan acceso a una gran variedad de activos: índices, acciones nacionales y extranjeras, divisas y materias primas.

Por otro lado, los ETFs inversos o short, son fondos cotizados en Bolsa que replican la evolución diaria de un índice de referencia, que a su vez desarrolla una estrategia de venta en corto sobre una cesta de acciones.

En la Bolsa española, Lyxor Asset Management, Sociedad Gestora que pertenece al Grupo Société Générale, tiene dos ETFs inversos: el Lyxor ETF Stoxx Europe 600 Daily Short y el Lyxor ETF Ibex 35 Inverso. Este último, el Lyxor ETF Ibex 35 Inverso, replica la evolución diaria del índice Ibex 35 Inverso, su índice de referencia; que, a su vez, es la réplica diaria inversa del índice Ibex 35 con Dividendos. A diferencia del Ibex 35, conocido por todos, el Ibex 35 con Dividendos capitaliza los dividendos que reparten las compañías que lo componen. Eso quiere decir que un inversor del Lyxor ETF Ibex 35 Inverso, estrictamente hablando, no va a obtener la rentabilidad inversa diaria del Ibex 35, sino la del Ibex 35 con dividendos, que es la misma que la del Ibex 35 mientras no haya reparto de dividendos, porque uno los entrega (el Ibex) y otro los capitaliza (el Ibex con dividendos).

Por último, los inLine Warrants son el tercer tipo de Warrants, además de los clásicos CALL y PUT, que Société Générale tiene emitidos en España y que otorgan el derecho a recibir un importe de liquidación fijo y conocido de 10 euros, en el vencimiento del producto, siempre que el Ibex 35 no toque en ningún momento alguno de los límites que definen el rango del inLine. De hacerlo, el producto vence de forma anticipada sin valor.

Además de ganar con el paso del tiempo o los descensos de la volatilidad, un movimiento a la baja del Ibex 35 que acerque su cotización a la parte media del rango de precios de un inLine Warrants, conllevaría una revalorización de éste y por tanto, también se puede utilizar como instrumento de inversión a la baja.