La cumbre del G-20, que agrupa al 85% de las economías del mundo, comenzó oficialmente con la celebración de la primera sesión plenaria de los jefes de Estado y de Gobierno, que buscan lanzar un mensaje de unidad. La sesión fue inaugurada por el primer ministro británico y anfitrión de la cumbre, Gordon Brown, quien declaró esta es "una oportunidad" para que los países busquen conjuntamente "la manera de reconstruir nuestra economía global" y para que constaten que "los problemas globales necesitan de soluciones globales". Los líderes posaron para la "foto de familia" de la cumbre antes de la sesión plenaria, que está previsto que se prolongue hasta las 12.00 GMT, cuando los líderes harán una pausa para el almuerzo y volverán a reunirse para concluir la cumbre.