Inmobiliaria Colonial obtuvo un beneficio récord de 683 millones de euros en 2017, importe que supone más que duplicar (+149%) el del ejercicio anterior, impulsado por el incremento de las rentas de sus edificios de oficinas y la revalorización de sus activos.

Según ha informado Inmobiliaria Colonial a través de un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este aumento viene motivado por la oferta pública de adquisición (opa) lanzada sobre su competidora, la también socimi, Axiare, que le ha permitido anotar una plusvalía por revalorización de activos de 933 millones.

La inmobiliaria que dirige Juan José Brugera obtuvo unos ingresos por rentas de 283 millones de euros, lo que implica un crecimiento del 4,4% gracias al incremento de los precios. En concreto, los ingresos por rentas subieron en España un 5%, gracias al fuerte resultado de su negocio en Barcelona con un aumento del 10%. Mientras, los ingresos en París se incrementaron un 4%.

El valor de los activos también creció un 15% hasta alcanzar los 9.282 millones de euros. Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) recurrente alcanzó los 229 millones de euros, un 4% más.

 

 

Además, el consejo de administración de Colonial propondrá a la junta de accionistas el reparto de un dividendo a cargo del ejercicio de 0,18 euros por acción, con un alza del 9% respecto al año anterior.

Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial, apunta en comunicacado que “este retorno es consecuencia de una estrategia de especialización en oficinas prime en los mercados de Barcelona, Madrid y París con un enfoque de creación de valor inmobiliario -“Prime Factory”- que prima la calidad del retorno manteniendo la máxima disciplina financiera”.

En el Ibex 35 las acciones de la socimi catalana suben un 0,5% hasta los 9,030 euros por acción. En lo que va de año las acciones de Colonial acumulan unas ganancias en bolsa del 9%, mientras que en el mes de febrero se apuntan un alza del 0,4%.