Los últimos 56 trabajadores de la petrolera abandonaron este domingo el país.
 
La mayor petrolera china, Corporación Nacional de Petróleo de China, ha detenido su producción en Libia debido a la inestabilidad política por la que atraviesa el país.
CNPC ya había informado de una serie de ataques sufridos por algunas de sus instalaciones en el país la semana pasada por lo que decidió evacuar a los 392 empleados chinos que estaban trabajando en la compañía.