El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, indicó hoy que sólo los gobiernos y los bancos centrales disponen de instrumentos para hacer frente a problemas de insolvencia, aunque reconoció que los supervisores de valores tienen un importante papel que jugar. En este sentido, precisó que mejorar la transparencia es uno de los principales retos que encaran los supervisores y participantes de los mercados financieros para superar la crisis y mejorar la confianza de los inversores y su protección.
En la inauguración de la Conferencia Internacional sobre las perspectivas de los mercados financieros con ocasión del XX aniversario de la CNMV, Segura también señaló que el modelo de supervisión 'twin peaks' que el Gobierno quiere implantar es "el que mejor se adapta a la situación española", y que implica un reto fundamental para la CNMV, que tendrá que absorber nuevas responsabilidades de gran calado. Segura consideró hoy conveniente que las empresas mejoren la transparencia de sus estados financieros para que éstos reflejen el efecto real de la crisis y recuperar así la confianza. Además, subrayó que en un momento como el actual es difícil recuperar la confianza si se tiene dudas sobre hasta qué punto la información facilitada por las empresas recoge en su totalidad el impacto de la crisis. Apuntó que también es conveniente mejorar la información que recibe el pequeño inversor respecto al riesgo que asume al comprar productos tan complejos como los que existen actualmente, al tiempo que consideró insuficiente la información sobre cómo, cuándo y a qué precios se realizan transacciones en algunos mercados, principalmente los de renta fija.