Deseoso de eliminar el estigma de ser una filial del gobierno estadounidense, Citigroup Inc está diseñando un plan para reducir la participación del 34% que el Estado mantiene en el atribulado gigante financiero. Altos ejecutivos de Citigroup han estado diseñando planes para una posible venta pública de acciones de miles de millones de dólares, mientras el Departamento del Tesoro vendería al menos una porción de las acciones que posee en Citigroup, según personas familiarizadas con la situación.