El crecimiento económico chino será del 11,2% en el cuarto trimestre del año, con lo que alcanzará el 11,4% en 2007 y superará el 11,1 de 2006, según previsiones oficiales divulgadas hoy por la agencia estatal, Xinhua. Será el quinto año consecutivo que el Producto Interior Bruto (PIB) del país aumente por encima del 10% y lo hará a pesar de la batería de medidas puestas en marcha por el Gobierno para ralentizar el raudo crecimiento económico. Los pronósticos del Centro de Información Estatal, dependiente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, máximo organismo planificador, dicen también que la inflación será del 5,9% en el cuarto trimestre, lo que dejará la anual en el 4,6%, por encima del 3% que tenía Pekín como objetivo. El índice de precios de consumo (IPC), máximo indicador de la inflación, no ha hecho sino aumentar en China en los últimos meses, arrastrado por el precio de los alimentos, sobre todo de la carne de cerdo y los cereales.