Jamie Dimon, consejero delegado de JPMorgan Chase , ha admitido en una audiencia ante el Congreso de EEUU que el banco cometió un fallo de supervisión en la oficina de inversiones, error que le acarreó 2.000 millones de dólares en pérdidas comerciales.

El comienzo de la comparecencia del CEO de JPMorgan fue interrumpido por un grupo de manifestantes al grito de "frenen las ejecuciones hipotecarias ahora".

El comité está investigando los fallos de gestión de riesgo que permitieron que el CIO tomara grandes posiciones con pérdidas en derivados de crédito.

Mientras que Lloyd Blankfein, presidente ejecutivo de Goldman Sachs , ya se enfrentó durante esta crisis a preguntas hostiles de los legisladores estadounidenses, el Sr. Dimon se escapó, hasta ahora, de recibir el mismo tratamiento. Ahora su reputación como el ‘mejor rostro público’ de Wall Street ha sido dañada por las actividades de la CIO.

"¿Qué salió mal?", Preguntó Tim Johnson, presidente demócrata de la comisión. "Para ser un banco reconocido por su gestión de riesgos, ¿dónde estaban los controles de riesgo?"

Richard Shelby, el republicano de mayor rango en el comité, dijo: "¿Sr. Dimon ponen demasiada fe en los modelos de riesgo de la empresa? ¿O los ignoran?". Pero el señor Shelby también apuntó a los reguladores oficiales. "Se supone que el seguimiento de las actividades de los bancos como JPMorgan Chase debe hacerse para asegurar que funcionan de una manera correcta". "Como hemos aprendido de la crisis financiera más reciente, y este incidente en particular, los reguladores no siempre responden a nuestras expectativas."

Las palabras de Dimon sientan bien a la acción. Hoy se dispara un 2% hasta los 34,44 dólares, mientras que otros grandes bancos estadounidenses ceden posiciones.