La compañía de telecomunicaciones se ha visto afectada por el expediente de regulación de empleo (ERE) en las empresas filiales Tradia y Retvision

Cellnex Telecom registra un aumento de la deuda neta que alcanza los 2.281 millones de euros y un EBTDA ajustado anualizado que se sitúa en 5,6x, un 20% más que en los resultados con los que cerró el año 2017. El capex de mantenimiento baja 3 millones de euros debido a los efectos temporales, por lo que el guidance se mantiene sin cambios.

Los servicios de infraestructuras de telecomunicaciones aumentan 30 millones de euros debido al crecimiento orgánico y adquisiciones, lo cual ha diversificado y ampliado el negocio en términos de mercado, países y en base de clientes. Los intereses pagados se han incrementado 13 millones de euros, debido al pago de cupones en 2018.

Los resultados vienen condicionados por el ERE para el cual la compañía ha provisionado en el primer trimestre un total de 55 millones para subsanar el “plan voluntario de prejubilaciones y bajas incentivadas” acordado para el periodo 2018-2019.

En palabras de Tobias Martinez, Presidente y Consejero Delegado de Cellnex, los resultados siguen mostrando crecimientos absolutos de dos dígitos en ingresos, EBITDA y flujo de caja libre y recurrente, reflejo de la ampliación de perímetro.

Las acciones de Cellnex bajan un 0,7% hasta los 23,20 euros por acción.