La Comisión Europea pidió hoy a España que no discrimine a las empresas extranjeras a la hora de aplicar el impuesto sobre las plusvalías derivadas del canje de acciones. Bruselas considera que la actual normativa española es incompatible con la directiva sobre fusiones y con los principios de libre circulación de capitales y de derecho de establecimiento. La solicitud se hace en forma de dictamen motivado, segunda etapa de un procedimiento de infracción. Si en dos meses las autoridades españolas no modifican esta legislación, el Ejecutivo comunitario podría llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo (TUE).