El grupo Caja Castilla-La Mancha (CCM) cerró el primer semestre del año con una morosidad del 14,15%, frente al 9,32% con la que cerró 2008, debido a la "relevante" exposición al sector constructor-promotor de su cartera crediticia.