Carrefour ha revisado a la baja sus objetivos para el 2010 ante el impacto de las cargas extraordinarias mayores de lo previsto que la multinacional asumirá en Brasil.


Carrefour prevé que el objetivo de contribución de su actividad se situará en 3.000 millones de euros, lo que supone un descenso de 130 millones de euros respecto a la anterior estimación.

La mayor compañía europea minorista asumirá una carga extraordinaria de 550 millones de euros en Brasil, frente a los 180 millones previstos con anterioridad, tras completar las auditorías externas e internas sobre sus actividades en el país.