El minorista francés Carrefour ha confirmado sus objetivos anuales tras anunciar unas pérdidas netas de 58,1 millones de euros en el primer semestre. La pérdida fue mayor de lo esperado porque la decisión del grupo de aumentar las ventas reduciendo los precios se dejó notar y se sumó a una carga por rebaja de valor de una filial italiana.
Carrefour confirmó su objetivo para 2009, que prevé cerrar con un beneficio operativo de entre 2.700 millones y 2.800 millones de euros.  El negocio de Carrefopur se ha visto especialmente afectado en Francia, el principal mercado de la compañía, donde la caída del consumo se ha sumado a la ya decreciente popularidad de su cadena de hipermercados.

Carrefour también anunció una caída del 28% en su beneficio operativo, que se situó en 1.010 millones en el primer semestre, frente a 1.400 millones de euros en 2008.

Bajo la dirección del nuevo consejero delegado, Lars Olofsson, que se puso al frente del grupo a principios del año, Carrefour intenta aumentar las ventas incrementando su oferta de productos de marca propia, aumentando las promociones y mejorando los programas de fidelización de clientes