Carrefour confirmó su objetivo para 2009, que prevé cerrar con un beneficio operativo de entre 2.700 millones y 2.800 millones de euros.  El negocio de Carrefopur se ha visto especialmente afectado en Francia, el principal mercado de la compañía, donde la caída del consumo se ha sumado a la ya decreciente popularidad de su cadena de hipermercados.

Carrefour también anunció una caída del 28% en su beneficio operativo, que se situó en 1.010 millones en el primer semestre, frente a 1.400 millones de euros en 2008.

Bajo la dirección del nuevo consejero delegado, Lars Olofsson, que se puso al frente del grupo a principios del año, Carrefour intenta aumentar las ventas incrementando su oferta de productos de marca propia, aumentando las promociones y mejorando los programas de fidelización de clientes