Carlyle Group ha decidido aplazar su salida a bolsa por la agitación que viven los mercados financieros, que no se estabilizarán "hasta pasados tres o cuatro meses", según ha comunicado el co-fundador y director general del grupo de capital riesgo, David Rubenstein. Además, ha señalado que "los bancos tienen líneas de crédito para compras de 300.000 millones de dólares que no han sido usadas" y espera que "al menos el 50% de las adquisiciones ya acordadas por el capital riesgo tendrán que ser renegociadas, mientras que una cuarta parte no se llevará a término".