Caja Madrid está preparando una emisión de 250 millones de euros en deuda subordinada porque quiere reforzar sus ratios de capital. Los bonos vencerán en 2014.