Caja España se ha desprendido de un paquete de cerca de 577.000 acciones de Ebro Puleva, con lo que su participación en el grupo alimentario se ha reducido hasta un 3,81%, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
De este modo, la caja de ahorros castellanoleonesa continúa con el anunciado proceso de desinversión en títulos de la compañía, donde hasta hace menos de un mes controlaba un 5,16%.

La última operación notificada al regulador está formada por 576.961 acciones, vendidas el pasado 13 de abril a un precio que osciló entre 14,19 y 14,40 euros. En función de los actuales precios del mercado, estaría valorada en unos ocho millones de euros.

Caja España se encuentra en proceso de fusión con Caja Duero, que también está reduciendo progresivamente su participación en el grupo que preside Antonio Hernández Callejas. Así, actualmente ostenta un 5,017%, desde el 6,15% que poseía inicialmente.