La Caja de Ahorros de Castilla La Mancha (CCM) cerró 2008 con un beneficio consolidado de 29,86 millones de euros, lo que supone una caída del 87% respecto a los 231,8 millones de 2007, según datos de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). Estos datos se conocen en un momento en el que la entidad se encuentra inmersa en un proceso de integración con Unicaja, después de que los presidentes de ambas entidades, Juan Pedro Hernández Moltó y Braulio Médel, alcanzasen las bases de un acuerdo, que contempla un proceso de 'due dilligence' (auditoría legal). Este proceso, que tiene carácter inmediato, está destinado a asegurar el cumplimiento de los requisitos y condiciones establecidos por los consejos de administración de ambas entidades para la integración.