CaixaBank cerró el primer trimestre del año con un beneficio de 335 millones de euros, frente a los 48 millones del mismo periodo de 2012, tras completar la integración de Banca Cívica y Banco de Valencia

Este resultado es siete veces superior al obtenido en el mismo período de 2012, cuando ganó 48 millones.

CaixaBank ha mejorado un 12,3% el margen de intereses (hasta 992 millones) y un 1,4% el margen bruto (hasta 1.696), mientras que el de explotación ha caído de los 889 millones del primer trimestre de 2012 a los -82 este año por los costes extraordinarios de reestructuración del grupo.

El volumen de negocio ha alcanzado los 529.748 millones (+3%), de los que 300.985 millones corresponden a recursos de clientes (+3,5%) y 228.763 millones a créditos brutos (+2,4%); la morosidad se ha situado en el 9,4%, el 'core capital' en el 10,6%, y la liquidez en 61.325 millones (+8.233 millones, de disponibilidad inmediata y que suponen el 16,7% de los activos totales).

CaixaBank ha comunicado que ya ha cumplido con los requerimientos de saneamiento del sector financiero de los decretos del Gobierno.