La semana pasada rompe con la normalidad en los rebotes que venía produciéndose desde 2011, siendo el rebote que nace en junio diferente a los anteriores, lo que favorece una estructura alcista más compleja en el medio plazo. Los indicadores semanales muestran rupturas importantes.
A corto plazo el precio marca en 3,25€ parámetros de elevada sobrecompra en indicadores diarios, lo cual sugiere que la consolidación podría mantenerse un tiempo sin rebasar la citada cota, aunque posiblemente también sin perder los mínimos marcados el pasado miércoles en 2,68, pese a que su soporte clave se sitúa en 2,5€.



Recomendación: COMPRAR CORRECCIONES (medio plazo)