Caixa Terrassa ha obtenido en el tercer trimestre del año un beneficio neto de 51,6 millones de euros, lo que representa un aumento del 18% en relación al mismo período de 2006. En los resultados de este período, destaca la mejora del resultado global de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio puramente bancario-, que ascendió un 49,3% respecto al tercer trimestre de 2006, hasta los 102,8 millones de euros, mientras que el margen ordinario se situó en los 179,5 millones (+26,4%). A pesar del enfriamiento del sector inmobiliario, la inversión crediticia de Caixa Terrassa creció un 16,9%, situándose en los 8.706 millones de euros y la tasa de morosidad se mantuvo en el 0,48%, un dato "bajo" a juicio de la entidad, que registró un resultado antes de impuestos de 70 millones de euros (+18,2%).