Caixa Sabadell ha puesto en marcha un proceso de redistribución y racionalización de espacios de los servicios centrales que permitirá liberar el 28% de su espacio para optimizar su uso, absorber el actual crecimiento de la entidad y aumentar su eficiencia de acuerdo con su Plan Estratégico 2007-2009. La acción interna establece que buena parte de las unidades de gestión, repartidas entre tres edificios contiguos en el centro de la ciudad de Sabadell, se trasladen a los espacios que más se adecuen a su actividad, se agrupen y se acerquen según los procesos que desarrollan y no tengan ningún tipo de separación física fija.