El beneficio de Caixa Catalunya ha caído en 2009 un 59%, hasta los 79 millones de euros, por la falta de plusvalías que sí hubo el año anterior, fruto de la venta de la participación que la segunda caja catalana tenía en la concesionaria de autopistas Abertis. Así lo han explicado los directivos de la caja en una rueda de prensa para detallar los resultados del año 2009, un ejercicio marcado por el control que la entidad ha ejercicio sobre la morosidad, que se ha mantenido en el 5,3%.