Esta caída
se debió principalmente al menor número de visados que los Colegios de Arquitectos concedieron para viviendas nuevas unifamiliares, al concentrar éstas entre enero y noviembre una disminución del 39,3%, hasta 95.187 unidades. Por su parte, los visados para viviendas familiares en bloque descendieron un 19,8% en este periodo, hasta 523.138. Respecto a noviembre de 2006, los visados de obra nueva residencial se redujeron un 28,7%, hasta 44.209. La caída de certificados fue superior entre los inmuebles unifamiliares (-32,2%, con 6.937 certificados) que entre las viviendas en bloque (-27,8%, con un total de 37.270 visados).