El Indice de Precios de Consumo (IPC) bajó una décima en junio y la tasa interanual cayó hasta el 3,2%, debido a la bajada de los precios de las bebidas alcohólicas y el tabaco y de los alimentos y bebidas no alcohólicas.

La tasa interanual coincide con la avanzada por el indicador adelantado del IPC, y es tres décimas inferior a la registrada en mayo y supone la segunda bajada tras ocho meses consecutivos al alza.

El incremento del petróleo elevó los precios desde principios de año, con una subida del 3,3% en enero, del 3,6% en febrero y marzo, y del 3,8% en abril, el valor más elevado desde septiembre de 2008, mes en el que se situó en el 4,5%. En mayo, el IPC rompió esta tendencia al mantenerse estable en tasa intermensual y bajar en tasa interanual. 

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se situó en junio en el 1,7%, cuatro décimas por debajo de la registrada en mayo.