Samsung Electrics, el mayor fabricante de televisiones del mundo, ha registrado un descenso del 26% en sus beneficios en el segundo trimestre, después de que cayeran las ventas de televisiones de pantalla plana.

El beneficio operativo en el segundo trimestre cayó hasta los 3,7 billones de wones, 3.500 millones de dólares, en comparación con los 5,01 billones de wones de un año antes, de acuerdo con los datos hechos públicos por la compañía surcoreana. Los analistas de Bloomberg estimaban un beneficio de 3,8 billones.

La división de pantallas planas de la compañía tuvo pérdidas por segundo trimestre consecutivo. Esto ha amortiguado los ingresos de la compañía, que cuenta con el nuevo teléfono inteligente Galaxy y una tableta más grande para competir con Apple y reactivar sus ingresos.

"La demanda global de productos tecnológicos ha sido muy débil", ha declarado Im Jeong Jae, administrador de fondos en Shinhan BNP Paribas Asset Management, que supervisa unos 29.000 millones de dólares. "Si la demanda de tabletas y televisiones de 3D se recupera, el negocio de pantallas planas puede darse la vuelta rápidamente."

Las acciones de la compañía surcoreana han caído un 2% hasta los 880.000 wones a la hora de cierre de la bolsa de Seúl, mientras el índice Kospi se apuntaba un 0,4%. Los títulos han caído un 7,3%. Las ventas subieron un 2,9% hasta los 39 billones de wones.

La división de pantallas de Samsung, que hace pantallas planas para televisiones y monitores para ordenadores, probablemente tuvo unas pérdidas operativas de 73.500 millones de wones, en comparación con los 880.000 millones de wones de beneficio de hace un año, según los analistas de Bloomberg. Las ventas probablemente descendieron cerca de un 11%.

El beneficio operativo de la unidad de televisiones de Samsung podría haber caído un 53% hasta los 168 millones de wones, de acuerdo con la página de finanzas americana.