De nuevo a vueltas con el euro…frente al dólar. El inicio de la temporada de resultados, la desconfianza sobre las economías periféricas, sobre todo España, o la especulación en torno a los resultados de los Test de Strees de la banca han dado el bastón de mando al dólar. Pero ¿hasta dónde? Los expertos recomiendan andar con pies de plomo pues la inestabilidad en este mercado está servida. Eso sí, no sólo del euro-dólar vive el especulador.
Han sido protagonistas indiscutibles durante el año. El mercado internacional de divisas sigue jugando su papel y bailan al son que marcan las distintas noticias internacionales. Parece que de poco importa que los países consigan colocar su deuda – aunque sea de forma más cara – en los mercados pues la desconfianza sigue presente. Un celo que se incrementa con informes como el que publicó ayer Royal Bank of Scotland era el encargado de asegurar que España hará uso del Fondo de rescate europeo. Una medida que debería incluir la compra, por parte del BCE de deuda pública y privada española y la inyección de 50.000 millones a la banca. La entidad además destaca que hay un 60% de posibilidades de que el PIB español vuelva a terreno negativo.

Pero para que haya noticias negativas…tiene que haberlas positivas. No sólo que España sea campeona mundial de fútbol sino que este título podría servirle para incrementar el PIB hasta siete décimas. Una noticia que podría servir de acicate a la divisa europea pues no hay que olvidar “que cuando se apuesta por las divisas lo que se está enfrentando son economías. Y cuando se habla de euro-dólar se está apostando por el desarrollo de una economía en detrimento de otra”, reconoce David Aranzábal, director de FX Forex for a living.

Un par de divisas que en lo que va de año se mantiene bajista para el euro y que “a pesar del rebote que hemos visto en el mes de julio, la tendencia es bajista y podríamos verlo en los 1.23 dólares”, reconoce Soledad Pellón, analista de IG Markets. Esta experta reconoce que “en el caso de que el par pierda ese soporte, podría volver a los 1.1890 dólares, mínimos del año”. Por arriba, “mientras no supere los 1.2690 e incluso los 1.2870 dólares estaríamos dentro de la tendencia bajista y no nos preocupa que se mantenga por debajo de esos niveles”, reconoce Melchor Armenta, trader en divisas y colaborador de Worldspreads. Traders más confiados en el rebote, como Tony Juste,  CTA (Commodity Trading Advisor) se muestra confiado en el hecho “de que el escenario técnico se pueda imponer a las grandes manos fundamentalistas y podamos ver un rebote sostenido en el tiempo, antes de cualquier impulso bajista”.

Más allá del euro-dólar

Lo que está claro es que el dólar ha perdido su papel de referencia como ‘moneda refugio’ y es necesario mirar hacia aquellas divisas que se están viendo favorecidas – o lo harán en el futuro más cercano- de la debilidad del euro. Y ahí entra en juego el Franco Suizo. En las últimas semanas, los inversores se han encontrado con los vaivenes del la divisa comunitaria frente al franco suizo, una moneda históricamente muy estable y que “pensamos que seguirá el camino de fortaleza que tiene”, reconoce Armenta. Un par de divisas que para Tony Juste “desde la introducción del euro es el cruce que mejor ha reflejado el sentimiento general del mercado”

Las palabras del miembro del Banco Nacional de Suiza, Jean Danthine indicando que los riesgos de inflación han “desaparecido prácticamente” dejando las puertas abiertas a una posible subida de tipos de interés y la inversión de la entidad de 50.000 millones de francos para defender su divisa, fueron punto de partida de una tendencia alcista para la divisa suiza. Además “el euro ya está muy fuerte en este cambio. Por debajo de 1.30 tendríamos objetivo en 1.27 aunque lo que más nos gusta es vender dólar-franco suizo con objetivo en 1.02-1.05”, apuesta el colaborador de WorldSpreads.

Desde CMC Markests advierten de que “la libra es otra de las divisas que está en su mejor momento”, reconoce Sara Carbonell, responsable de fidelización y desarrollo de clientes de la firma en España. La posibilidad de que el Banco de Inglaterra suba tipos de interés en los próximos meses, al menos en un cuarto de punto, podría dar alas a esta divisa. La apreciación de la libra “supone una corrección de par respecto a sus niveles de 2007, pero todavía no es tarde para apuntarse si tenemos en cuenta el mínimo de hace 3 años, hará que el par llegue a niveles objetivo de 0.77, lo que no es nada descartable”, asegura Carbonell.

La clave…nuevamente vuelve a estar en el euro.