El banco central alemán Bundesbank se opone a los planes de la Comisión Europea de reformar la supervisión bancaria y advierte de que la excesiva influencia de Bruselas podría llevar a claroscuros de autoridad durante la crisis, según publica Die Welt el viernes citando al vicepresidente del banco central germano, Franz-Christoph Zeitler.