Respecto a la mayor economía de la Unión, Bruselas destaca que ha conseguido llegar al equilibrio antes de lo previsto hasta ahora, gracias a la positiva coyuntura de 2006 y 2007, pero sobre todo por la decisión de las autoridades alemanas de dedicar los ingresos fiscales adicionales a la reducción del déficit en vez de al aumento del gasto.En 2008, no obstante, volverá a aparecer un pequeño déficit (del 0,4% del PIB), para recuperar el equilibrio en 2009 y acumular un ligero superávit (0,5% del PIB) a partir del año siguienteRespecto a la deuda , Berlín prevé una reducción progresiva, desde el 65% del PIB en que acabó el año pasado hasta el 60% -el umbral que establece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento- en 2010.Alemania debe controlar el gastoBruselas considera que el Gobierno alemán debe mantener un estrecho control del gasto y dedicar cualquier ingreso adicional al recorte de la deuda.Para reforzar la sostenibilidad de las finanzas públicas a largo plazo, aconseja seguir aplicando las reformas económicas previstas y revisar el modelo de relaciones entre las distintas autoridades presupuestarias. unidoEn cuanto al Reino Unido, la Comisión lamenta el insuficiente ritmo de consolidación fiscal y advierte del serio riesgo de que el déficit supere el límite del 3% del PIB en el corto plazo.Según los cálculos de Londres, en el ejercicio fiscal 2007-2008 el déficit llegará al 3%, para irse moderando progresivamente los años siguientes, hasta el 2,9%, 2,4% y 2,1%, respectivamente.Pero Bruselas hace hincapié en que esas proyecciones son optimistas dado el contexto de desaceleración económica y reclama al Gobierno británico un mayor esfuerzo para mejorar su saldo presupuestario.