El pleno del Parlamento Europeo ha rechazado este miércoles congelar el presupuesto de la UE hasta 2020.

La congelación presupuestaria del Eurogrupo fue exigida por Reino Unido, Alemania y Francia en línea con los recortes aprobados en la mayoría de Estados miembros por la crisis. En su lugar, la Eurocámara reclama un incremento de al menos el 5% en las próximas perspectivas financieras a partir de 2013.

La congelación presupuestaria perjudicaría a España, pero especialmente a los países de la ampliación liderados por Polonia, que ya han anunciado que lucharán por lograr unas perspectivas financieras con recursos suficientes.

La congelación "no es una opción viable" e incluso con un incremento del 5% "sólo se puede realizar una contribución limitada al logro de los objetivos y compromisos de la Unión y al principio de solidaridad", asegura el informe parlamentario, cuyo ponente es el representante del PP español Salvador Garriga, y que se ha aprobado por 468 votos a favor, 134 en contra y 54 abstenciones.

"No podemos seguir haciendo más Europa con menos presupuestos. Ya no. Queremos acabar con la mala costumbre de aceptar solemnes compromisos políticos que después carecen de posibilidades de ser financiados", ha afirmado Garriga. "Un fracaso más llevará a la decepción y al euroescepticismo", ha remachado.

Por otro lado, los ministros de Finanzas de la Unión Europea mantendrán un encuentro informal el 14 de junio sobre la forma final de las nuevas normas presupuestarias más estrictas para la zona euro y el bloque de los 27 países miembros, indicó la presidencia húngara de la UE.