La Comisión Europea rebajará este jueves su previsión de crecimiento para la UE y para España en 2012 debido al parón económico desde el segundo trimestre del año y a que el agravamiento de la crisis de deuda se ha contagiado a la economía real.


La Comisión Europea rebajará este jueves su previsión de crecimiento para la UE y para España en 2012 -que en primavera había fijado en el 1,9% y el 1,5% del PIB, respectivamente-.

Bruselas actualizará también su pronóstico para 2011, en el que no se esperan grandes cambios porque ya lo ajustó en septiembre. El Ejecutivo comunitario vaticinó entonces que la economía de la UE crecerá este año un 1,7% y la de España sólo un 0,8%.

El flamante presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ya avisó en su primera comparecencia ante la prensa la semana pasada, en la que rebajó un cuarto de punto los tipos de interés hasta el 1,25%, de que la eurozona sufrirá en los próximos meses una "recesión suave".