La Comisión Europea ha publicado hoy los compromisos contraídos por la empresa alemana E.ON con el fin de disipar las sospechas de Bruselas de un supuesto abuso de posición dominante en el mercado eléctrico de Alemania, y ha abierto un plazo de un mes para que los competidores interesados presenten observaciones. Las sospechas del Ejecutivo comunitario tienen que ver con supuestas infracciones cometidas por E.ON y sus filiales en el mercado eléctrico mayorista y en el llamado mercado eléctrico de ajuste, en Alemania.