Los ministros de Economía y Finanzas de los países de la UE firmarán la semana que viene un acuerdo por el que instarán a las entidades financieras que operan en territorio de los Veintisiete a que publiquen todas las pérdidas sufridas por las hipotecas de alto riesgo o 'subprime' junto a sus resultados del segundo trimestre, lo que significa que tendrán que ponerlas sobre la mesa antes del próximo otoño.
Esta medida se incluirá entre las actualizaciones que los responsables de los Estados miembros tienen previsto adoptar la próxima semana para actualizar el plan de actuación de la UE contra las turbulencias financieras. Un conjunto de iniciativas creado tras el estallido de la crisis a finales de 2007 con el objetivo de reactivar los mercados de liquidez garantizando su estabilidad a través de un aumento de la supervisión y de la transparencia. El documento, que sólo está pendiente de la firma de los ministros del ramo, también pone de relieve que el deterioro de los mercados financieros se ha acelerado al tiempo que destaca el consenso entre los respectivos titulares de Economía y Finanzas de que las propias entidades están actuando con lentitud a la hora de resolver los problemas que ellas mismas, según reza el texto,han creado. En este orden de cosas, el BCE calcula que las depreciaciones de activos causadas por las subprime ascienden a unos 320.000 millones de dólares (unos 202.500 millones en euros), según ha adelantado el semanario alemán Die Zeit en su edición que sale mañana a la calle.