La Comisión Europea forzará a la reestructuración de los bancos europeos favorecidos por las ayudas públicas durante la crisis financiera, y esta reestructuración pasará por la venta de activos, y por evitar adquisiciones. La comisaria de Competencia, Neelie Kroes, advierte que "la crisis financiera puede no haber acabado todavía, pero necesitamos empezar a trabajar seriamente con los estados miembros para reestructurar los bancos europeos".