La Comisión Europea cree que el Programa de Estabilidad de España para reducir el déficit público "está bien para 2010", pero duda de su efecto para 2011 o los años siguientes, ya que considera que las previsiones económicas del Gobierno y de otros países "pudieran pecar de un cierto optimismo".