La Comisión Europea autorizó hoy a la empresa nuclear francesa Areva SA a quedarse con el control total de Areva NP, una compañía que hasta ahora dirigía conjuntamente con la alemana Siemens y que se dedica al diseño y construcción de la isla nuclear para las centrales eléctricas nucleares. El expediente, que se notificó a Bruselas el pasado 11 de mayo, fue examinado por el Ejecutivo comunitario a través del procedimiento simplificado que se aplica a los casos menos problemáticos.