La compañía British Airways (BA) tiene previsto vender once de sus quince aparatos Boeing 757, una medida que se inscribe dentro de la estrategia adoptada por la aerolínea de aligerar su flota entre 2010 y 2012. Los otros cuatro aviones de este modelo que son propiedad de la compañía pero operan de forma subsidiaria con OpenSkies, que vuela desde París y Amsterdam hasta Nueva York, permanecerán en la flota, según informó la agencia local de noticias PA. "Reemplazar el Boeing 757 nos dará beneficios tanto ambientales como económicos", señaló Robert Boyle, director de estrategia y negocios de BA.