El fabricante japonés de neumáticos para automóviles Bridgestone ha revisado al alza su previsión de pérdidas netas para el primer semestre del año fiscal 2009-2010 (de abril a septiembre), hasta situarla en 62.000 millones de yenes (473,6 millones de euros al cambio actual), lo que supone multiplicar por casi tres la estimación de 'números rojos' realizada el pasado 19 de febrero, informó la compañía. Bridgestone señaló que este aumento de su previsión de pérdidas netas es consecuencia de la reducción de las ventas de neumáticos ocasionada por la recesión global, por el aumento de los costes fijos, así como por el efecto negativo del tipo de cambio del yen frente a otras divisas.