Desde mediados de 2012 el Brent forma un soporte en 104,75 dólares, nivel al que nuevamente se aproxima en una situación peligrosa.

En primer lugar se aprecia una descorrelación con el movimiento alcista del S&P500 desde noviembre y en segundo término una fuerte compresión en las medias semanales, que adelantan un movimiento en tendencia próximo. Los indicadores semanales comienzan a perder referencias de soporte equivalentes al precio, pudiendo adelantar una próxima pérdida de soporte.

Estaríamos atentos a la referencia comentada, su pérdida abriría, técnicamente hablando, un camino a la baja exento de soportes relevantes hasta los mínimos del año pasado en cotas de 88,5 dólares.

Recomendación: VENDER DEBAJO 104,75 dólares.