El Gobierno brasileño se propone utilizar los ingresos de los yacimientos petrolíferos recién descubiertos para crear en los próximos tres o cinco años un fondo soberano de entre 200.000 y 300.000 millones de dólares. Así lo señala el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, en una entrevista que publica hoy el diario "Financial Times". Según Mantega, su Gobierno cree que esos yacimientos, situados frente a la costa del Atlántico Sur, pueden contener reservas de 40.000 a 50.000 millones de barriles. Si se confirman las predicciones, Brasil dejará de ser un país autosuficiente en petróleo para convertirse en una de las grandes potencias petroleras del globo.