El Banco Central de Brasil elevó un 0,25% los tipos de interés, hasta el 12,25% anual.


El mercado ya descontaba esta decisión que mantiene el ritmo del aumento de los últimos meses para intentar contener la inflación. La institución explicó en un comunicado que la decisión por unanimidad de su Comité de Política Monetaria (Copom) da seguimiento al proceso de ajuste gradual de las condiciones monetarias.

El banco dijo que, como resultado, cree que la "estrategia más adecuada" para llevar la inflación devuelta al centro de la meta el próximo año era endurecer la política monetaria "por un periodo lo suficientemente prolongado".

Aunque la inflación mensual se está desacelerando después de la escalada de los precios de las materias primas y una fuerte demanda, la inflación de los últimos 12 meses permanece sobre el límite establecido por el Gobierno, alcanzando un 6,55 por ciento en mayo.

El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, ha dicho que las autoridades de política monetaria están comprometidas a terminar el año con una inflación lo más cercana posible a la meta del Gobierno de un 4,5%, más o menos dos puntos porcentuales.