El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha manifestados sus intenciones de no dejar que la divisa carioca se aprecie, entrando de lleno en la 'guerra de divisas'.
Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó hoy que, sin abandonar el régimen de cambio flotante, su Gobierno hará lo necesario para impedir una apreciación exagerada del real brasileño, reavivando el fuego cruzado en el mercado de divisas por ser el más débil.

Mientras, en EEUU la Fed podría promover el debilitamiento del dólar con la toma de medidas de quantitative easing, y China ha anunciado que seguirá adelante con la reforma del mecanismo de formación del tipo de cambio del yuan con el objetivo de aumentar la "flexibilidad" de la divisa china para lograr una "relativa estabilidad" en un nivel "razonable y equilibrado".