Borges Agricultural & Industrial Nuts (Bain) ha registrado unas pérdidas de 1,2 millones de euros en el primer trimestre de su año fiscal, como consecuencia como consecuencia de la implantación del sistema FIFO, según ha indicado la compañía

En un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Borges ha informado de que las pérdidas están en línea con el resultado previsto.

El ebitda del primer trimestre del ejercicio 0,7 millones negativo, frente al millón positivo alcanzado en el mismo periodo del año anterior.

El volumen de frutos secos comercializados ha crecido en un 7,6% situándose en 7.933 toneladas, frente a las 7.371 del ejercicio anterior (sin incluir las toneladas de subproductos).

Según Borges, el descenso del precio de mercado de los frutos secos, ha provocado que, a pesar que el volumen comercializado ha sido superior, el importe neto de los ingresos de éste último ejercicio muestra una reducción del 5,02% respecto al año anterior.

La cosecha de 2017 se inicia a partir de mediados de septiembre, lo que motiva que la actividad agrícola no tenga ingresos.

En el primer trimestre del año fiscal hemos alcanzado unas ventas en 47 países de los 5 continentes.

En los primeros 18 meses del inicio del proyecto PALM, consistente en el desarrollo de 2.500 nuevas hectáreas de plantaciones dedicadas a la producción de almendras, se han incorporado 1.152,6 nuevas hectáreas, con lo que se ha ejecutado el 46% del proyecto a 6 años.

La empresa también ha comunicado que las nuevas plantaciones de almendros efectuadas en la finca Cantillana, Cuartillo (Extremadura) Machados y Palheta (Portugal), y las de almendros y Pistachos en Mas de Colom (Cataluña), evolucionan favorablemente.

Borges ha recordado que las acciones de la compañía cotizan en el Mercado Continuo desde el 24 de julio.