La compañía aeronáutica se alza con una matrícula de honor por su aspecto técnico, configurándose como la mejor opción de inversión en el índice director de Wall Street, el S&P 500.

Comenzamos el segundo semestre mirando al mercado estadounidense y buscando opciones claramente alcistas en el índice director, el S&P 500. En este caso, la acción con mejor aspecto técnico es Boeing. Al aplicar nuestros indicadores Premium, la acción aprueba en todos ellos: muestra una tendencia alcista en el medio y largo plazo, respaldada por un momento positivo y una volatilidad a la baja.

Su tendencia se ha acelerado desde comienzos de este año y ya acumula una revalorización del 37% en el primer semestre, lo que le ha colocado a un paso de sus máximos históricos en los 107 dólares. Atención porque este nivel, a menos de un 4% de la cotización actual, podría funcionar como fuerte resistencia. Una ruptura dejaría al valor en subida libre.



En cuanto a sus previsiones de negocio, Boeing calcula recibir una demanda para los próximos 20 años de 35.280 nuevos aviones, valorados en 4,8 billones de dólares (3,62 billones de euros), y un crecimiento anual de tráfico y carga del 5%.