BNP Paribas logró un beneficio neto en el tercer trimestre del año de 541 millones de euros, lo que supone un descenso del 71,6% respecto al mismo periodo del año anterior.
El mayor banco francés registró en el trimestre un cargo de 2.000 millones de euros por su exposición a la deuda griega. Este cargo representa el 60% de la exposición soberana de BNP a la economía griega y refleja el compromiso de los acreedores privados de descontar una gran parte de su deuda griega, ha señalado la entidad en un comunicado, aunque indica que el plan aún está "rodeado de incertidumbre".

Describiendo la provisión griega del banco como "adecuada" por el momento, el presidente ejecutivo de BNP, Baudouin Prot, no ha descartado sin embargo una suspensión de pagos de Atenas, algo que considera que sería "desagradable" pero manejable. "Una moratoria griega ciertamente sería manejable. Desagradable, pero manejable", ha declarado.

Los ingresos de BNP bajaron en un 7,6%, a 10.000 millones de euros, también por debajo de una previsión de 10.480 millones de euros.

Además de un cargo por Grecia de 2.260 millones de euros, BNP ha recortado su exposición a la deuda soberana de la zona euro en un 20,7% en el tercer trimestre, a 58.600 millones de euros, lo que condujo a pérdidas adicionales.