Banco Espirito Santo mostró un repunte en su beneficio neto del 82,8% hasta 366,8 millones en el primer semestre, muy por encima de la banda prevista por los analistas de 252-282 millones. En un comunicado BES informa que el margen de intermediación se elevó un 17% hasta 459,3 millones de euros respecto a los 392,7 del mismo periodo del año anterior, en la parte alta de la horquilla prevista de 441-464 millones.