El Gobierno italiano, que preside Silvio Berlusconi, ha decidido retrasar la aprobación de su plan de impulso al sector inmobiliario, previsto para el Consejo de Ministros de este viernes, ante la oposición mostrada por los representantes regionales. Así lo anunció hoy el titular del Ministerio italiano de Asuntos Regionales, Raffaele Fitto, en una rueda de prensa posterior al encuentro de hoy entre el Ejecutivo y las regiones italianas, en la que el ministro explicó que su Gobierno prefiere llegar a un acuerdo antes de aprobar el plan. El Ejecutivo italiano ha decidido proseguir al menos hasta el martes próximo con las reuniones con los representantes regionales, para así intentar alcanzar el consenso sobre un plan que pretende impulsar el sector de la construcción del país y que ha generado bastante polémica en Italia. El proyecto, del que aún no hay un texto cerrado, pero sobre cuyo contenido se ha especulado mucho en las últimas semanas, contempla una reducción en la burocracia necesaria para ampliar las viviendas de las familias italianas, obras que inyectarían inmediatamente dinero en el sector de la construcción.