El grupo de telecomunicaciones belga ha obtenido un beneficio neto de 564 millones de euros durante el primer semestre del año en la primera mitad de 2007, un 30% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior y por encima de las estimaciones de los analistas, que esperaban un resultado de 539 millones. Los ingresos han alcanzado los 3.039 millones de euros, mientras que el resultado de explotación antes de amortizaciones (ebitda) ha caído un 2,8%, hasta 1.079 millones.