Justo cuando se pensaba que las cosas no podrían empeorar para Sprint Nextel, han vuelto a hacerlo. La empresa de telefonía inalámbrica parece haber perdido una cantidad significativa de clientes en el cuarto trimestre, según Bear Stearns. El deterioro de sus relaciones en diciembre frente a las de sus competidores, en parte como resultado de la continuación en su política de restringir sus créditos y no responder a los incentivos sobre aparatos portátiles de sus rivales, señala la firma. Bear incrementa su estimación de pérdidas de suscriptores que pagan tras recibir servicios de 325.000 a 550.000.